Anti-pulgas caseros con cítricos

Las pulgas detestan los cítricos, así que te ofrecemos tres remedios anti-pulgas que puedes preparar con ellos:

  • Frota el pelaje de tu perro con limón, naranja o alguna otra fruta cítrica, mantendrá las pulgas a raya.
  • Hierve un litro de agua y agrega unas rodajas de limón. Deja enfriar durante toda la noche y al día siguiente esparce el agua por todo el cuerpo del perro, evitando el hocico y los ojos. No necesitas bañarlo luego, pero debes estar atento a la reacción de tu perro. Si observas alguna incomodidad, retira inmediatamente el remedio.
  • Para el hogar, rocía esta misma mezcla hecha con limón y agua sobre las zonas en las que se alojan las pulgas, como almohadones, rendijas y alfombras.



Repelente para pulgas casero: collar anti-pulgas

Probablemente sepas que en el mercado existen estos collares. Sin embargo, muchos dueños evitan utilizarlos debido al olor tan fuerte que tienen a insecticida, por eso te presentamos una manera de preparar tu propio collar anti-pulgas casero, completamente natural.

  • Consigue esencia de romero o lavanda, agua y un pañuelo. Diluye el aceite en agua, humedece un pañuelo y colócalo en el cuello de tu perro a modo de collar. Para reforzar el efecto, mezcla unas gotas de esencia con aceite de oliva y aplica en la base de la cola del perro.
  • Reúne distintos aceites esenciales: cedro, lavanda, tomillo, citronella, geranio y albahaca. Añade una o dos gotas de cada uno a un pañuelo y ponlo en el cuello del perro.

Ambos collares deben ser renovados cada semana cuando el olor desaparezca. Sin duda, este es un remedio casero para las pulgas muy eficaz y mucho menos molesto para el perro que los collares comerciales. Puedes dejárselo puesto incluso durante los paseos, de esta forma evitarás que nuevas pulgas se hospeden en él.